Los Niños y la Peluquería

El peluquero

El peluquero infantil debe estar preparado y saber cómo ganarse la confianza de los niños y entretenerlos. Los niños no solamente no tienen suficiente paciencia, sino que además, necesitan acción, quieren moverse y explorar constantemente. Sumado a que quizás es la primera vez que concurren a la peluquería y es una experiencia nueva para ellos.

 

La actitud del peluquero 

Cuando los clientes son niños, lo ideal es recibirlos con alegría, y enseguida mostrarles los juguetes u objetos dentro de la peluquería para que estén a gusto y se relajen más. Una frase, una sonrisa, una palabra, una rima graciosa, un caramelo de regalo, pequeñas actitudes lograrán atraerlo y hacerlo sentir conectado. Es importante que el profesional proyecte una actitud siempre positiva y predispuesta antes de comenzar su trabajo, para transmitirle que la peluquería es un lugar agradable. Por ello es esencial el trato del profesional con el niño, para establecer un clima de confianza, ya que son muchos los que regresan al mismo salón tan solo porque se sienten bien atendidos.

 

El cabello de los niños

Un niño nace con un determinado tipo de cabello por una cuestión de herencia, pero además, las influencias externas tienen un papel importante a la hora de determinar su aspecto y su textura: jugar, correr, enrollar el cabello, el viento, la arena, son algunos agentes que también lo definen. Por este motivo, al peinar el cabello de los niños, se debe pensar no sólo en lo que les sienta bien, sino también en preparar su pelo para cuando sean mayores. Se debe tener en cuenta que mantener la naturalidad es la regla principal, para que no pierdan su personalidad y continúen con sus juegos sin preocuparse por su cabello.



VOLVER

Estudia con Nosotros

Instituto Santa María Rancagua

Contamos con profesionales experimentados que te ayudaran con la elección de tu carrera.

Admisión 2019

Estudia con Nosotros

Dirección: Zañartu 275 / Fono: (72) 2 234 511
Contacto: info@institutosantamariarancagua.cl